Tengo una amiga que es guapa, pero guapa de verdad, no de esas bellezas que dices, si, es que tiene algo especial. No. Ella es guapa, guapa. Y ya. La conocí pelirroja, pero me di cuenta 7 años más tarde que el color de su pelo es mas bonito al natural. Color de café claro. Café claro y oro.

Marta ríe mucho, se ríe de la vida y con la vida. Su cara es una cara llena de pecas que le cubren los párpados y las pestañas y los sueños. Siempre piensa en volar y en pompas de jabón que se pierden por el universo. Marta pinta con las manos, pinta niñas que no lloran ( aunque sus padres no sean padres) pinta personas ( que no gente) con las manos en la tierra y los pies para arriba, en el cielo.
Cuando Marta abraza te percatas de lo pequeña que es, y sus abrazos huelen a tabaco y a amistad de años y de risas. Marta es una soñadora. Cuando estoy lejos me la imagino volando por la tierra y visitando países que antes le daban miedo, pero que ahora ya no. Siempre con sus ojos que son demasiado verdes para la vida de ciudad y demasiado adecuados para esos sitios que aun no han descubierto.
Marta y su sonrisa, llevame contigo Marta sea donde sea que fueres, llévame contigo por el mundo y no olvidemos tus burbujas de jabón.

 

 

image

 

Leave a Comment